El Coliseo romano como espacio religioso

El Coliseo no es sólo el espacio de las feroces batallas de los gladiadores romanos. Desde hace más de cinco siglos es principalmente un lugar sagrado y de culto religioso. Así nos lo cuenta la Dra. Maya Segarra, una mexicana que participó en el proyecto museográfico de la exposición “Colosseo. Un’icona”, la cual estará abierta al público hasta el 7 de enero del 2018, y por primera vez narra toda la historia del monumento y sus usos a lo largo del tiempo 

Marinellys Tremamunno / Corresponsal de YI en Roma

Hola amigos, en esta ocasión nos encontramos en un lugar muy especial, en el monumento “El Coliseo”, y estamos en compañía de la Dra. Maya Segarra, quien es arquitecto y ha trabajado como encargada del proyecto museográfico de una exposición bien particular que ha sido inaugurada aquí en el Coliseo. ¿Cuéntenos de qué se trata doctora?

La exposición es muy interesante porque narra por primera vez la historia del Coliseo a partir del momento que cesa su función como edificio para espectáculos, todos los usos y las transformaciones a las que fue sometido a partir del V siglo después de Cristo.

Y dentro de esta exposición que se llama “El Coliseo, Un icono”, usted trabajó o puso en énfasis la presencia de la religión dentro de los usos que ha tenido este edificio. ¿Cuéntenos cómo ha sido esa presencia?

Sabemos a través de la documentación que ya a partir del siglo XIV se establece en algunos arcos del Coliseo un hospital, el hospital del Santísimo Salvador; pero ya a partir del siglo XVI se construye una pequeña capilla dedicada a Santa María de la Piedad; y en los siglos que vienen, en los siglos sucesivos, se realizan varios proyectos: uno es un proyecto de Gian Lorenzo Bernini, del cual desgraciadamente no se conserva ninguna imagen; pero seguramente el más importante es el proyecto que el arquitecto Carlos Fontana realiza a finales del siglo XVII para construir una iglesia dedicada a los Santos Mártires en el interior del Coliseo.

Pero no solamente fue un proyecto, el Coliseo tuvo realmente un uso religioso. Cuéntenos cómo era ese uso del Coliseo, el lugar en donde nosotros conocemos los enfrentamientos de los gladiadores; sin embargo, luego hubo una transformación.

Claro, la tradición habla de varios mártires cristianos que murieron en este lugar; y ya a partir de finales del siglo XV se empieza a llevar a cabo en este lugar la representación del Via Crucis. Esa representación se va institucionalizando, se va volviendo cada vez más importante, y será seguramente con el Jubileo del 1750 cuando el Papa Benedetto XIV decreta que este lugar es un lugar sagrado, es un lugar cristiano, con la construcción de las 14 estaciones o de los 14 altares del Via Crucis.

Y justamente, detrás de nosotros tenemos una de las novedades que presenta esta exposición, que es una de estas estaciones. Pero yo quisiera que usted nos explicara qué es lo que tenemos detrás de nosotros.

Así es. Estas estaciones, como decía, se construyeron en 1750, fueron desmontadas durante las primeras excavaciones que se realizaron en el Coliseo en los primeros años del siglo XIX y se volvieron a reconstruir en el siglo XIX, en 1814. Fueron definitivamente desmontadas a finales del siglo XIX cuando se emprendió la excavación de la arena del Coliseo y se conservaron en uno de los arcos del Coliseo. Nosotros hemos tomado algunos fragmentos originales para proceder con esta reconstrucción para dejar un testimonio, en ocasión de la exposición, de este uso cristiano que fue tan importante durante varios siglos en el Coliseo.

Seguramente eso también explica por qué el Papa actualmente hace el Via Crucis durante Semana Santa dentro del Coliseo, siguiendo esa tradición religiosa.

Por supuesto, como decía, es una tradición muy antigua, que se empieza a llevar a cabo desde finales del siglo XIV, que se suspende en algunos momentos, pero vuelve a renovarse a partir de mediados del siglo XX y se lleva a cabo ininterrumpidamente hasta nuestros días.

Dra. Segarra esta es una pregunta que no había sido acordada, pero me parece importante, ¿cómo una mexicana se encuentra dentro de este proyecto tan maravilloso?

Ha sido una experiencia muy interesante y muy importante para mí. He sido invitada para realizar este proyecto de instalación museográfica, que fue proyectado junto con el arquitecto Francesco Cellini y ha sido una experiencia verdaderamente fantástica, porque trabajar en este lugar y confrontarse con los espacios y con la escala de este monumento, que es el monumento por excelencia de Roma, creo que sea verdaderamente algo muy, muy, fuera de lo común.

Muchísimas gracias y felicitaciones en nombre de nuestros amigos mexicanos, lo digo como mexicana de corazón. Esto es como siempre desde Roma, soy Marinellys Tremamunno, Yo Influyo.

LINK ARTICULO ORIGINAL

No hay comentarios.

Agregar comentario

Debe ser logged in para agregar comentarios.