No enviar un embajador italiano a Venezuela es un gesto contra Maduro

El respetado diplomático Milos Alcalay dijo que enviar un jefe de misión a Venezuela sin presentar las credenciales de embajador "es un signo de desconfianza y antipatía" contra Maduro, pero "también es un gesto de prudencia"

Por MARINELLYS TREMAMUNNO para El Diario Las Américas

El viernes 31 de mayo, la comunidad italiana reunida en Caracas para celebrar el Día Nacional de Italia recibió una angustiosa noticia: después de casi 5 años de intensa actividad en la deteriorada situación de Venezuela, el embajador Silvio Mignano abandonará el país para trasladarse a una nueva misión diplomática en Suiza. Pero Italia no tendrá un nuevo embajador, sino que será reemplazado por un encargado de negocios, dado que la península no reconoce al gobierno de Nicolás Maduro.

El gobierno italiano tiene las manos atadas técnicamente. La decisión de cambiar al embajador de Italia en Venezuela no es reciente: ya en octubre de 2018 se sabía que Silvio Mignano debía ser reemplazado por Plácido Vigo, quien incluso había sido anunciado por la prensa italiana como el nuevo embajador. Hoy, sin embargo, la situación política de Venezuela es muy diferente al momento en el que fue tomada la decisión, con un Nicolás Maduro con el mandato vencido el pasado 10 de enero y no reconocido por más de 50 países de la comunidad internacional, incluyendo Italia. En consecuencia, presentar las credenciales como embajador plenipotenciario al régimen significaría reconocerlo, por lo que el nuevo jefe de la delegación diplomática italiana en Venezuela ahora tendrá que llegar como “encargado de negocios”.

La noticia de inmediato causó preocupación entre los italianos en Venezuela, al menos 140.000 personas de acuerdo con el registro AIRE. El director de la revista ítalo-venezolana Agorà Magazine, Umberto Calabrese, expresó el sentir de la comunidad a través de una carta pública, apelando al ministro de Relaciones Exteriores de Italia, Moavero Milanesi: “¿Cómo es posible? Nos preguntamos, que un país como Italia que es tan importante para la historia, la cultura, el comercio y la vida sociopolítica de Venezuela quede sin embajador acreditado y se conforme con retroceder a un rango inferior con un encargado de negocios. ¿Qué sentido tiene? Los italianos en Venezuela estamos mortificados y les pedimos con gran humildad, pero con respeto y firmeza, que en un momento de crisis humanitaria y política como la que enfrenta Venezuela, ¿no sería el caso, acreditar un embajador en el pleno de sus funciones, para que Italia sea representada en el rango diplomático más alto?”.

Sin embargo, a pesar de la preocupación de los ítalo-venezolanos, hay que evidenciar que la elección del gobierno italiano es una clara señal de rechazo contra el régimen. Así lo explicó claramente el respetado diplomático Milos Alcalay: enviar un jefe de misión sin presentar las credenciales de embajador “es un signo de desconfianza y antipatía” contra Nicolás Maduro, pero “también es un gesto de prudencia”, “para no correr el riesgo de que el régimen pueda denegar la aprobación, lo cual no sucede con un encargado de negocios porque Italia podría designar a quien quiera”. Por lo tanto, “es evidente un distanciamiento con el régimen”, dijo el exembajador de Venezuela ante las Naciones Unidas.

Ahora todo dependerá de la habilidad del nuevo representante de Italia en Venezuela Plácido Vigo. Aunque la noticia no fue recibida con buenos ojos por los italianos en Venezuela, Alcalay considera que “no es el cargo que hace el hombre, sino el hombre que hace el cargo”. Es decir, todo dependerá de la visión que tenga el nuevo jefe de misión sobre la situación venezolana, “si se trata de un funcionario sin capacidad para transmitir la defensa de los intereses italianos, lógicamente sería un cargo netamente burocrático; si en cambio eligieron a un encargado de negocios con una clara visión de apoyar la comunidad italiana, extraordinariamente activa y productiva, pues tendrán un defensor de las causas de los italianos”.

Evidentemente el régimen no recibirá a Vigo con grandes honores. El nuevo jefe de la misión diplomática italiana en Venezuela es un hombre con una importante trayectoria en América Latina. Anteriormente, fue embajador de Italia en Bolivia (2014-2019), fue jefe del despacho del exministro de Relaciones Exteriores Giulio Terzi (2011-2014) y también fue embajador en Panamá (2006-2011). Pero a pesar de su experiencia, su tarea en Venezuela no será fácil, porque “esta es una diplomacia de confrontación, incluso con los embajadores acreditados no se respetan las reglas de la diplomacia ortodoxa. En Venezuela ser embajador o no ser embajador no cambia nada, basta que seas representante de Cuba, Irán, Turquía o de Rusia para ser bien recibido, y basta que seas de un país democrático para tener dificultades”, destacó Milos Alcalay.

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Italia garantizó el normal funcionamiento de la Embajada de Italia. A través de fuentes internas de la Farnesina, fue posible confirmar que la presencia de un representante comercial en lugar de un embajador no debe limitar el funcionamiento de los servicios consulares ni disminuir la presencia italiana en Venezuela. Pero está claro que la comunidad italiana se siente más protegida con un embajador plenipotenciario, considerando que el nuevo jefe de misión tendrá que interactuar no solo con un régimen que no respeta los Derechos Humanos, sino también con la Asamblea Nacional y con el poder judicial, que en varias ocasiones ha encarcelado a ciudadanos italianos por motivos políticos.

La llegada de Plácido Vigo es inminente y son muchos los desafíos que tendrá que enfrentar. Mientras que en Roma la embajada venezolana continúa acéfala, luego de la renuncia de Isaías Rodríguez, y sin que el gobierno de transición haya nombrado un representante. Hoy más que nunca se necesita una voz fuerte y clara tanto de Italia en Venezuela, como de Venezuela en Italia, en defensa de la golpeada comunidad ítalo-venezolana.

LINK ARTICULO ORIGINAL

No hay comentarios.

Agregar comentario

Debe ser logged in para agregar comentarios.