Solidaridad: Taiwán dona 480 mil mascarillas al Vaticano

Estas mascarillas fueron destinadas a diferentes estructuras religiosas y sanitarias del norte de Italia

Por MARINELLYS TREMAMUNNO para DIARIO LAS AMÉRICAS

En un intento de reforzar la lucha de la iglesia católica en Italia contra el coronavirus, que ha sido duramente golpeada por la pandemia con más de 110 sacerdotes fallecidos, el gobierno de Taiwán decidió donar 480 mil mascarillas al Vaticano. La ceremonia de entrega de la donación se llevó a cabo este miércoles 22 de abril en Taipei, presidida por el viceministro de Relaciones Exteriores, Kelly Wu-Chiao Hsieh, en compañía de monseñor Arnaldo Catalán, encargado de negocios de la Santa Sede en la isla.

Un primer lote de 280 mil mascarillas ya fue entregado el pasado martes 14 de abril por el Embajador de Taiwán ante la Ciudad del Vaticano, Matthew Lee, en un encuentro al que asistió el secretario general de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), Mons. Stefano Russo, y el padre Donato Cauzzo, representante de la Orden de los Ministros Enfermos, conocidos también como Camilianos. Estas primeras mascarillas fueron destinadas a la Farmacia Vaticana, al Hospital Policlínico Gemelli de Roma, al Campus Biomédico de Roma y a diferentes estructuras religiosas y sanitarias del norte de Italia, en donde se encuentran los brotes más importantes de la epidemia. El segundo lote de 200 mil llegará la próxima semana a Roma, según indicaron fuentes gubernamentales.

“Es una señal de cercanía al Papa Francisco y al pueblo italiano, pero también una ayuda para la Iglesia italiana, muy comprometida en acompañar a los enfermos y a los más necesitados que sufren de coronavirus”, señaló el embajador el Embajador de Taiwán ante la Santa Sede, Matthew Lee. Explicó que “Taiwán es uno de los pocos países que han tenido éxito en la lucha contra el virus, gracias a que el gobierno actuó velozmente, tomando todas las medidas necesarias, como realizar pruebas de detección a toda la población y el empleo obligatorio de las mascarillas”.

Al momento, esta pequeña China democrática continúa excluida de la OMS, por lo que el gobierno intenta entrar para compartir sus conocimientos en la lucha contra el coronavirus. El embajador taiwanés recordó que en el 2003 sufrieron la epidemia de SARS (similar al virus COVID-19) y que gracias a esa experiencia hoy tienen las herramientas necesarias para afrontar con éxito la actual pandemia. Con más de 23 millones de habitantes, Taiwán ha registrado sólo 6 personas fallecidas y alrededor de 400 contagios.

“Para nosotros es un regalo extraordinario”, dijo Monseñor Stefano Russo. “Como obispo secretario general de la Conferencia Episcopal Italiana, me gustaría expresar un gran agradecimiento al pueblo de Taiwán, porque en el tiempo que vivimos nos hemos dado cuenta de las dificultades que tenemos para poder movernos, estamos aislados, pero hay gestos como estos que muestran que hay muchas maneras de demostrar cercanía. La posibilidad de tener máscaras, a pesar de ser un objeto muy simple e impensable hasta hace unos meses, hoy se convierte en un regalo extraordinario. ¡Muchas gracias a toda la población de Taiwán!”.

“¡Es una decisión de extraordinaria generosidad!”, dijo Don Donato Cauzzo, secretario del prefecto de la Congregación para los Institutos de vida consagrada. “Es una gran señal de hermandad. Nosotros creemos el valor de la hermandad universal: más allá de las religiones que nos distinguen, de las nacionalidades, de las culturas, todos somos hijos e hijas del único Dios. Estos actos de generosidad me parecen reforzar este sentido de pertenencia a la tierra, a la humanidad como hermanos y hermanas. De verdad es un gran ejemplo que nos consuela y que a su vez nos estimula a ser solidarios con los necesitados, en las formas que son posibles para nosotros”.

“Es una ayuda importante y concreta”, dijo la Dra. Mariella Enoc, presidenta del hospital pediátrico Bambino Gesù. “Me gustaría agradecer al embajador porque nos sentimos muy unidos a Taiwán. Esta es una gran señal de solidaridad que realmente apreciamos con todo nuestro corazón, porque tenemos que acostumbrarnos al uso de máscaras y también, en un hospital como éste, se debe cambiar con más frecuencia, y comenzaba a convertirse en un problema poder dar a todo el personal suficientes máscaras. Esta donación es una señal importante de colaboración, en armonía con nosotros y con el Papa Francisco, a quien sin duda le haremos saber esta hermosa expresión de fraternidad”.

ARTÍCULO ORIGINAL

About Marinellys Tremamunno

Check Also

Chile: The Revolts, the Government, and the Communist Infiltration

Andrés Montero,an expert in international relations at the Fletcher School of Law and Diplomacy and …

Deja una respuesta