¡Peligro de estallido social en Venezuela!

MONSEÑOR LUCKERT2

Por Marinellys Tremamunno para YO INFLUYO (México)

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) hizo público el comunicado del Nuncio Monseñor Aldo Giordano, en donde se afirma que el tercer hombre más importante del Vaticano, luego del Papa Francisco y el cardenal Pietro Parolin, “se ha visto obligado a anular su viaje a Venezuela previsto en los días 24-29 de mayo”. ¿La razón? “Por motivos que no dependen de la Santa Sede”, según el Nuncio Apostólico.

Hasta el día de hoy, la CEV desconoce los motivos por los que no fue autorizada la visita del “ministro de exteriores” de la Santa Sede, que sin duda hubiese sido una gran oportunidad para el diálogo tan necesario en Venezuela.

Para entender lo sucedido, Yo Influyo entrevistó al arzobispo de Coro, Monseñor Roberto Luckert, presidente de la Comisión para la Justicia y la Paz de la CEV.

-Según su opinión, ¿cuál ha sido el motivo de la cancelación de la entrevista?

-Yo creo que se interpretó mal la venida de Paul Gallagher. Venía a cumplir con su deber de ordenar a Mons. Escalante como nuevo Nuncio en el Congo. Pero aquí se armó toda una opinión de que venía a conversar con el gobierno y de que iba a intervenir, cosa que no era el objetivo de su visita. El gobierno no sé qué interpretó, pero entendí, según el comunicado de la CEV, que si su excelencia no viene a Venezuela no es por culpa de la Santa Sede, si no por algo externo. Se lee entre líneas muy claro: le negaron el permiso a su excelencia para que viniera a Venezuela. A mi modo de ver, creo que fue una torpeza diplomática de parte del gobierno venezolano.

- ¿La Conferencia Episcopal cómo ha tomado esta noticia?

-Lo más prudente posible para no echarle gasolina a la candela.

-Es cierto que Mons. Gallagher venía a Venezuela por motivos religiosos, pero el cardenal Parolin había dejado abierta la posibilidad de colaborar en el diálogo. ¿Se acaba la esperanza de paz de los venezolanos? ¿Cómo ve la situación de Venezuela con esta anulación?

-La misma situación de siempre de un gobierno que no quiere dialogar, un gobierno que no quiere aceptar la realidad que está viviendo el país, un gobierno que tiene que entender que el 6 de diciembre el pueblo venezolano le dijo que no, que quería cambiar, haciendo que la Asamblea Legislativa ahora sea mayoritariamente de oposición. Se hizo una recolección de firmas para un referéndum (revocatorio anti-Maduro) y dimos una demostración democrática y cívica. La gente fue alegre a poner su firma, queriendo buscarle una salida pacífica y democrática al problema gravísimo que tenemos en el país.

-Con una hiperinflación en torno al 750%, que ha evaporado el salario mínimo recientemente decretado (alcanza sólo para comprar 3 pollos al mes), grave escasez de productos de primera necesidad (incluso el pan no se consigue) y la violencia en aumento (continuas alarmas de saqueos a supermercados y la delincuencia común fuera de control) ¿Venezuela es una bomba de tiempo?

-En estos últimos diez años, el gobierno ha querido meterle miedo al pueblo venezolano, con la cantidad de dirigentes que tenemos presos (más de 70 prisioneros políticos) y muchachos que no tuvieron ningún problema grave, sino que se manifestaron pacíficamente, los tienen presos, y no solamente presos, presos y humillados, totalmente incomunicados, en lugares inhóspitos. Y eso es solamente para meter miedo, para que la oposición no asuma un derecho constitucional como es el de la protesta. Ayer mismo, uno de ellos decía que iban a poner preso a Henry Ramos Allup (presidente de la Asamblea Nacional), porque les da la gana a ellos. Todo eso es una imagen muy negativa que están dando al exterior. El pueblo venezolano ahora de nuevo está agarrando la calle, protestando, pidiendo el referéndum, así se oponga el gobierno. Es decir, que si esto sigue en una represión del gobierno, aquí puede pasar cualquier cosa que nadie la quiere. La salida de esta situación es que entienda el gobierno que el camino es el diálogo, el camino es la comunión.

-El colapso del país ha generado una crisis humanitaria sin precedentes en la historia de Venezuela. Con una escasez de medicinas de más del 80%, ¿cómo ve la prohibición de la ayuda de Cáritas?

-Esa es otra barbaridad. Me han llamado de Estados Unidos que tienen hasta góndolas (contenedores) con alimentos, anticonvulsivos, para la tensión, la diabetes, para los problemas de cáncer; y ellos se oponen a que Cáritas resuelva eso con las Cáritas diocesanas y las Cáritas parroquiales. Es una torpeza. El gobierno no puede pagarle a las droguerías todo lo que les debe en dólares (por el control de cambio de la moneda). Y no sólo en Estados Unidos, también en Europa varias Cáritas europeas ya tienen las medicinas para enviárnoslas y no los dejan.

-Ante esta situación, ¿cuál es su llamado al gobierno venezolano?

-Que entiendan que Cáritas no es política, que Cáritas es una organización de servicio internacional y que atiende los lugares en donde hay necesidad. En este caso hay necesidad en Venezuela graves en el campo de la salud y Caritas internacional quiere meter su mano. Eso no es hacer política, es la caridad, el amor, ante una situación grave que tiene el país. Se nos están muriendo los hipertensos, los que tienen convulsiones de epilepsia; se nos están muriendo los que necesitan tratamiento contra el cáncer, se están muriendo los que tienen Sida, se están muriendo niños en las clínicas. Ante esta situación crítica de la salud, Cáritas internacional está queriendo ayudar a Venezuela, y por supuesto Cáritas nacional también lo quiere hacer. Pero el gobierno impide que venga ayuda del exterior.

-¿Cómo ve el futuro de Venezuela?

-Si esto no cambia, muy mal. Si esto no cambia, aquí ciertamente va a haber una explosión social; y eso no lo quiero yo para Venezuela, porque tampoco quiero una dictadura, porque sabemos cuándo comienza, pero no sabemos cuándo termina. Mientras que consigamos una salida democrática al problema y baje el lenguaje feroz que tiene el gobierno contra la oposición, yo creo que algo podemos conseguir en una salida pacífica y democrática para Venezuela.

-¿Qué llamado hace al Papa Francisco?

-El Papa Francisco qué va a hacer: orar por nosotros. Y agradecerle de todo corazón que en una intervención en el día más importante de la liturgia católica, como es el día de Pascua, haya tenido un recuerdo para la situación crítica de Venezuela. Yo de todo corazón, y todos los venezolanos, se lo agradecemos.

LINK ARTICULO ORIGINAL

No hay comentarios.

Agregar comentario

Debe ser logged in para agregar comentarios.