«Cien pesebres en el Vaticano»: Taiwán promueve la paz como invitado de honor

La república asiática amenizó la inauguración de la cuarta edición de la exposición internacional que se realiza bajo la Columnata de Bernini de la Plaza de San Pedro y que estará abierta hasta el 9 de enero

MARINELLYS TREMAMUNNO / DIARIO LAS AMÉRICAS

CIUDAD DEL VATICANO.– Por cuarto año consecutivo la exposición “100 pesebres en el Vaticano” abrió sus puertas bajo la Columnata de Bernini, pero en esta ocasión con un invitado especial: la República de China (Taiwán), que tuvo el honor de lucir la belleza y elegancia de los bailes tradicionales en la Plaza San Pedro, durante los actos de inauguración que se llevaron a cabo el domingo 5 de diciembre.

El hecho sin duda muestra la importancia que concede el Vaticano a sus relaciones con Taiwán. Vale recordar que el Vaticano, es el único Estado europeo que la reconoce como país independiente.

El embajador de Taiwán ante la Santa Sede, Matthew S.M. Lee, aseguró estar muy honorado por la invitación: “El papa Francisco ha dicho que el encuentro de las culturas es el mejor modo para promover la paz y la fraternidad, por eso, en línea con las enseñanzas del Santo Padre, con esta participación se espera más paz, fraternidad y alegría”, dijo.

El evento tuvo lugar a las 4:00 pm con la participación especial de la compañía de danza de Yang Yu Lin. Estuvo presidido por Mons. Rino Fisichella, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, en compañía del embajador de Taiwán ante la Santa Sede, el señor Matthew S.M. Lee. Además, estuvo presente el director de la Oficina de Representación de Taipéi en Italia, Andrea Sing-Ying Lee.

En la ceremonia, el presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización destacó la presencia de Taiwán como invitado de honor al evento y agradeció a la exhibición de la compañía de baile de la profesora Yang Yu Lin, integrada por bailarinas italianas, “porque la cultura, el arte y la música no conocen fronteras, hablan un mensaje universal que todos pueden entender para tender puentes”.

Luego Mons. Rino Fisichella, en declaraciones exclusivas al DIARIO LAS AMÉRICAS, indicó que Taiwán fue elegido país de honor de esta importante muestra internacional, porque “vive un momento particular y necesita nuestro apoyo”.

Declaraciones que tienen un gran valor para Taipéi, considerando que se producen en un contexto de tensiones crecientes en el estrecho de Taiwán, con la amenaza latente de un ataque de la China de Xi Jingping. La isla de Taiwán (o República de China) se separó de sus vecinos en 1949 y desde entonces la República popular de China, que es el Estado comunista del continente, no acepta que sea un país independiente.

Además, el prelado aprovechó la ocasión para recordar la importancia del mensaje que nos trae el anuncio de la Navidad.

“La belleza del pesebre nos recuerda la sencillez en el hecho de que Dios se hizo uno de nosotros, invita a todos, nadie excluido, no solo al respeto, al amor mutuo, sino, sobre todo, a mirar el futuro con tanta esperanza”, dijo.

Este año la exposición estará abierta hasta el próximo 9 de enero y está formada por 126 pesebres procedentes de distintos países, incluidos varios de América Latina, Europa, Indonesia e incluso Estados Unidos. En la muestra se puede apreciar cómo los pesebristas “logran, con su imaginación, dar forma a cualquier material para expresar el mensaje de la Navidad. Tenemos pesebres tradicionales, pero también tenemos pesebres realizados con coral, con chocolate, con correas de relojes, con paja o con pasta”, explicó Mons. Fisichella.

Danzas para la paz

En la antesala de los bailes tradicionales, la embajada de Taiwán ante la Santa Sede invitó al público presente a redescubrir el valor simbólico de la Navidad, “con su mensaje de fraternidad, compartir, hospitalidad, solidaridad, inclusión y asistencia a los hermanos más necesitados, como nos dice la encíclica del Papa Francisco ‘Fratelli tutti’, que nos invita a rechazar individualismo para reconocer que todas las personas son nuestros hermanos”, leyó el maestro de ceremonia.

La compañía de danza de Yang Yu Lin se exhibió con un repertorio de 5 coreografías de danzas tradicionales taiwanesas, reinterpretadas por bailarinas italianas con técnicas de danza moderna: el programa inició con Adeste Fideles, un antiguo villancico que recuerda la alegría angelical de la Navidad, para luego interpretar Gloria, las canciones populares Tiun Tiun Tan y Plum Blossom, y culminar con un recuerdo de la danza de la cultura aborigen de Taiwán, interpretado en Mountain Song.

“Para nosotros ha sido una emoción enorme, el grupo está compuesto por 12 bailarinas, todas italianas, muy entusiastas de conocer nuevas culturas”, explicó Yang Yu Lin, quien es la primera bailarina del legendario grupo Lang Yan Dancers, fundado en el año 1964 por el padre Giancarlo Michelini en Taiwán. Diez años después, en 1974, este misionero italiano organizó una gira internacional que llevó a la compañía de danza a ser el primer grupo taiwanés en actuar para el Papa Pablo VI en el Vaticano. Posteriormente, el grupo también fue recibido por los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI.

“Quisimos recordar en nuestro baile la gentileza y la unión que caracteriza al pueblo de Taiwán y hacerlo en este contexto lo convierte en algo de verdad mágico”, expresó muy emocionada una de las bailarinas, Eleonora Daggiante.

FUENTE: Cien pesebres en el Vaticano: Taiwán promueve la paz como invitado de honor (diariolasamericas.com)

About Marinellys Tremamunno

Check Also

El Miami New Media Festival 2021 presenta 45 obras de video-art en su canal YouTube

Hasta el 18 de febrero, el público disfrutará de proyecciones virtuales semanales, con obras procedentes …

Deja una respuesta