La santidad no es exclusiva, es para todos

Por Marinellys Tremamunno para YO INFLUYO (México)

Para entender la canonización de la Madre Teresa de Calcuta y los santos canonizados por Papa Francisco, conversamos con Monseñor Guido Mazzota, teólogo y consultor de la Congregación para las Causas de los Santos de la Santa Sede. “La santidad es para todos”, aseguró.

La primera pregunta obligada: ¿Qué es la santidad, monseñor?

Podríamos decir que es santo quien imita a Jesús. Y lo imita porque fue hecho por gracia aquello que para Jesús es por naturaleza, como hijo de Dios. Es decir, un hombre, una mujer, bautizada, regenerada, como hijos de Dios, es Santo porque imita a Jesús. Entonces, la imitación de Jesús es la santidad, esta es la santidad cristiana. Y ¿qué significa? Significa que el cristiano vive como ha vivido Jesús, muere como murió Jesús, ama como ha amado Jesús. Es quien ha seguido los pasos de Jesús.

Luego de esta explicación sobre la santidad, ¿puede ser la santidad para todos?, ¿es posible que cualquier ser humano, cualquier persona, pudiese llegar a ser santo?

Teniendo presente que la santidad es esta imitación de Jesús que nace del bautismo, cada bautizado está llamado a ser santo, es decir, la santidad es para todos: hombres, mujeres, intelectuales, obreros, todos. Lo que más sorprende y lo más interesante de estos últimos decenios es que se ha querido demostrar esta posibilidad para todos, precisamente canonizando mujeres de familia, pobres indigentes, obreros, intelectuales, políticos, ingenieros, poetas, todos; porque cada condición de vida puede ser vivida como hijo de Dios. Y cuando cada condición de vida es vivida como hijo de Dios, justamente se obtiene la santidad cristiana.

Para entender lo que va a suceder el próximo domingo, ¿cuáles son las características que debe tener una persona para ser santa, para ser canonizada?

Ser una figura de valor evangélico, vivir como Jesús. Esto se denomina en términos técnicos: vivir heroicamente las virtudes cristianas. Las virtudes teologales (fe, esperanza y caridad) y las cardinales (prudencia, fortaleza, justicia y templanza). También las virtudes que están relacionadas con la propia condición espiritual: las virtudes del sacerdote, las virtudes de la madre de una familia, del padre de una familia, de una religiosa; es decir, las virtudes que son típicas de la condición de vida, el heroísmo de las virtudes y también la fama de santidad. Es decir, el santo debe ser una figura de gran valor evangélico, que todos queden fascinados con él, como es el caso, por ejemplo, de la Madre Teresa. Nadie ha dudado nunca, al verla, conocerla, que no haya sido una santa.

Justo quería llegar al caso de la Madre Teresa de Calcuta. ¿Cómo se puede interpretar la decisión de Papa Francisco de llevar a cabo la Santificación de la Madre Teresa de Calcuta justo en el Año Santo de la Misericordia?

La vida profunda de la Madre Teresa habla de su perfecta identificación con el crucifijo. Y a partir de esta identificación con Jesús crucificado, nació su gran expansión de la caridad, su atención a los pobres, a los más pobres entre los pobres. Y creo que esto responde a la predicación de nuestro Papa Francisco. No sólo eso, podemos decir que traduce su obra de caridad, traduce la Misericordia de Dios, la ternura con la que acompañó en la muerte a los pobres, que era un signo de la maternidad, de la misericordia maternal de Dios hacia todos los hombres.

Y me llamó la atención del amor por el pueblo mexicano, si quiere aprovechar para hacer un saludo…

Yo quiero mucho México… He estado varias veces. He hecho algunas conferencias, es un puesto extraordinario. Yo me siento mexicano en el corazón, un poco volcánico como cada verdadero mexicano.

Muchísimas gracias, monseñor. Soy Marinellys Tremamunno, y esto es Yo Influyo desde Roma…

LINK ARTICULO ORIGINAL

About Marinellys Tremamunno

Check Also

“Buscar, recibir y difundir información puede tener consecuencias muy serias en Venezuela”

El activista venezolano Carlos Correa alertó sobre la persecución criminal que ejerce el régimen de …

Deja una respuesta